16 de febrero de 2010

La neutralidad de la Red

Leo en gurusblog que Miguel Sebastián suscribe las declaraciones de César Alierta, y dice "Cobrar a un buscador, tal y como comentó Telefónica, es una opción posible".

Estas declaraciones, al igual que las de Alierta unos días antes, han provocado un revuelo considerable entre los Internautas españoles. En general podemos resumir los comentarios en uno sólo: "nos van a poner un canon también por usar un buscador"... indignante.

El problema es que Sebastián ha simplificado el problema tanto que ha perdido toda su esencia. Del mismo modo que Google no es sólo un buscador, Telefónica no es sólo un proveedor de acceso. De lo que se está hablando (y Telefónica no está sola) es de las aplicaciones. Apple ha demostrado al mundo que con una campaña de marketing adecuada es posible explotar al niño que todos llevamos dentro. El enorme éxito de las aplicaciones de Apple ha encendido todas las alarmas en los cuarteles generales de los operadores de telefonía, móvil o fija. Ha habido auténticos colapsos de redes de banda ancha debidos al tráfico generado por estas aplicaciones que no benefician más que a Apple (bueno más un porcentaje minúsculo que se queda el operador).
Las aplicaciones a través de Internet, especialmente a través de internet móvil, se ven como "El Dorado" para los próximos años. Después de más de un siglo durante el cual la única verdadera "killer application" era la telefonía de voz (bueno, más la movilidad), parece que podemos tener algo realmente interesante entre manos... y los operadores no se quieren quedar fuera.
El debate se está centrando en la mayor o menor legitimidad de Telefónica para rentabilizar su red, y siempre se pone énfasis en el carácter "seudo SGAE" de las propuestas. En mi opinión esto es un error, que desvía la atención del verdadero problema: los operadores de redes pueden acabar colapsando económica y técnicamente si el modelo de negocio no cambia.

En cierto modo (sólo en cierto modo) es parecido al debate de los derechos de autor: el negocio de vender copias está prácticamente muerto y hay que buscar otras salidas. En este caso el negocio de utilizar la red gratis para obtener beneficios tiene los días contados. Todos los operadores del mundo se devanan los sesos para "monetarizar" sus redes, en las que reina la tarifa plana debido a la competencia en el acceso.

Creo que vamos a perder en este juego, puede que sea bonito utilizar la Internet con todas estas aplicaciones, pero si no cambia el modelo de negocio entre los proveedores de aplicaciones y las operadoras, más pronto que tarde éstas tendrán dificultades y acabaremos pagando el acceso a empresas extranjeras a los precios que ellas quieran.

Yo realmente creo que los usuarios finales no van a tener que pagar las tarifas que las operadoras quieren obtener de estos servicios: la competencia se encargará de evitar eso, pero los proveedores de aplicaciones acabarán teniendo que compartir parte de sus beneficios, eso seguro. Kindle es un buen ejemplo de un posible modelo triunfador: Amazon recibe el dinero del usuario final y una pequeña parte vuelve al operador por medio de un acuerdo Amazon-operador. La exclusividad del servicio evita que el usuario vaya por otros caminos (y de todas formas, ¿a quién le importa, si el precio es aceptable?).

Prácticamente todos los fabricantes están trabajando o tienen ya "habilitadores de aplicaciones": programas que permiten a las operadoras ofrecer servicios a los proveedores de aplicaciones para mejorar la experiencia del usuario. Por tanto, la técnica existe, los usuarios han demostrado su interés, y sólo falta que los actores del negocio se pongan de acuerdo. Será para bien, seguro.

ELPAIS.com | Noticias de Arte, Cultura y Espectáculos

Google